A mi padre

a mi padre

Love you Dad. Forever.

Disculpad que me desvíe del tema, que no os hable de recursos humanos, de liderazgo, de compromiso y de organizaciones. Hoy eso no importa, hoy no. ¿Me permitís la licencia?.

Hoy os voy a hablar de mi padre. Yo no estaría aquí escribiendo si no fuera por él, por su forma de ver y entender la vida. Por haberme hecho comprender que lo importante es lo que te apasiona, perseguir tus sueños, ser sincero y valiente con uno mismo. Actuar y asumir las consecuencias y dirigir el rumbo de tu vida. Dejar la comodidad de lo estable y enfrentarte a tus miedos. La vida es muy corta como para estar desperdiciándola en trabajos, relaciones, situaciones y entornos que no te aportan nada….Vive y dejar vivir, pero sobre todo vive. Vive tu vida, no la de los otros. Haz que tu vida merezca la pena.

Mi padre ya no está, ya no está con nosotros, ya no está conmigo. Se fue hoy hace un año. Maldito día. Me lo debo, se lo debo. Tengo que decir lo que me enseñó, y algunas cosas que no dije cuando debía.

Recuerdo nuestras últimas palabras … Fue duro, fue muy duro. Se hace tan raro no verte. Estás presente en mis pensamientos siempre. ¿Sabes lo que te echa de menos mamá? Sé que lo sabes.“Tu padre era el motor, la energía de esta casa. La casa está demasiado tranquila sin tu padre”

Te fuiste pero estás aquí, nos dejaste pero estás aquí. Te noto en cada paso que doy, tu fuerza y carácter me empuja y me motiva a seguir luchando por mis sueños. Te dije que no te preocuparas tanto por nosotros, que saldríamos adelante como siempre lo hemos hecho. Y aquí estamos. No añorarte es imposible pero estamos bien, de verdad.

Papá ahora que no estás, gracias por tu perseverancia, por tu carácter, por tu valentía, por tu amor, por tu apoyo, por tu energía. Gracias por todo, pero sobre todo por haber sido honrado, coherente, con valores, firme, de ideas claras, apasionado, feliz y orgulloso de los tuyos.

Es gracioso darte cuenta que a medida que creces, tus padres vuelven a ser lo más importante. Un referente, una guía. Ahora recuerdo sus sabias palabras que en su día parecían no tener sentido y que hoy recobran toda su fuerza. Pero así es la vida, pasos necesarios para crecer y madurar.

Mi padre era de los que no le temía a nada, siempre se arriesgaba, y yo lo veía con cautela. “Papá a lo mejor hay que pensarlo un poco”-“Hijo, me decía, el que tiene vergüenza ni come ni almuerza” y cuánta razón tenía, y tiene.

Por eso, luchemos por lo que queramos, dejemos toda nuestra energía en lo que nos apasiona, alejémonos de lo superfluo, de las personas y relaciones innecesarias y tóxicas. Disfrutemos al máximo, que hay miles de cosas por las que vale la pena arriesgarse y sacrificarse. No nos rindamos tan fácilmente y vivamos la vida con pasión y no demos nunca nada por hecho.

Abraza a los que ames, díles lo importante que son para tí. Eso no tiene precio. El tiempo no vuelve, así que no lo malgastes.

Hasta siempre papá, ciao Gigi. Siempre en mi corazón. Gracias por todo lo que me diste y me das.

Y esta canción va para ti Papá, y para todos vosotros. Un abrazo fuerte a los que estáis ahí.

Frank Sinatra – My way. (by youtube)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *