Cómo superar un bloqueo mental

Si no tenemos paz dentro de nosotros, de nada sirve buscarla fuera.François de La Rochefoucauld (Escritor francés)

superar un bloqueo mentalTodos alguna vez en nuestra vida, tanto personal como profesional, nos hemos visto invadidos por algún tipo de bloqueo mental. Son situaciones complejas que pueden generar diversidad de emociones negativas como ansiedad, inseguridad, culpa, tristeza, enfado o frustración y que nos impiden avanzar con la tarea que estamos realizando.

Puede sobrevenir en cualquier momento y en cualquier circunstancia, incluso en los momentos de mayor inspiración creativa. Muchas veces el estrés y la presión sobre uno mismo hacen las veces de catalizador de este bloqueo mental.

En este post quiero hablar del bloqueo mental transitorio. Este tipo de bloqueo no conlleva de origen ningún tipo de patología grave que limite nuestra vida personal y profesional a medio y largo plazo. Es puntual y no necesita de ningún tipo de ayuda profesional. Más abajo veremos las posibles causas y soluciones,

Para entender bien de qué hablamos definiremos bloqueo mental como una forma de resistencia o de rechazo incontrolable. Se trata de una negación inconsciente de un pensamiento o una emoción. También se habla de bloqueo mental cuando una persona ya no es capaz de pensar correctamente y de organizar sus pensamientos, lo que antes hacía sin ningún problema.

Para que quede más claro pondré algunos ejemplos. Son aquellos momentos en los que “te quedas sin palabras”, “te quedas en blanco”,”no sé que me pasa pero estoy saturado y sin inspiración”, “de golpe me he quedado sin ideas”, “no pienso con claridad y casi no puedo ni pensar”, etc.

Posibles causas de un bloqueo mental

Hay multitud de posibles causas que provocan un bloqueo mental pero aquí veremos las más habituales y que son reconocidas como tal.

  • Una reacción a la ansiedad y a la falta de control del entorno.
  • Un mecanismo de defensa frente a una experiencia emocional intensa. Reaccionamos bloqueando emociones molestas y perturbadoras para nuestra mente.
  • Una reacción mental cuando algunos aspectos importantes de nuestras vidas están en entredicho como son valores, creencias y expectativas.
  • Una reacción al miedo que provoca parálisis y falta de juicio consciente.
  • Una reacción al estrés continuado.
  • Resultado de una baja autoestima.
  • Una reacción a la elevada autoexigencia.
  • Falta de confianza en las propias capacidades
  • Baja tolerancia a la frustración

No hace falta decir que un bloqueo mental puede ser causado por uno o más de los elementos de la lista arriba citados.

Cómo tomarnos un bloqueo mental. No es un drama en absoluto y tiene solución

El hecconfusion bloqueo mentalho de sufrir un bloqueo mental no tiene por qué ser un problema si está limitado en el tiempo y está identificado el origen. De hecho, a la mayoría de nosotros nos ocurre debido al estrés y auto-exigencia que dejamos (si, que dejamos NOSOTROS) nos atrapen en el día a día personal y laboral por varias razones: falta de planificación, control exhaustivo, abarcar demasiado, etc.

La buena noticia es que si nos ocurre un bloqueo mental, la mente y el cuerpo no está diciendo que algo no funciona bien y que debemos CAMBIAR.

Cambiar en mayúsculas. Hay que escuchar más al cuerpo y a la mente. Reflexionar, pensar y escuchar a esa voz interior que nos dice que algo no va cómo debería, esa intuición que nos avisa de que ese no es el camino correcto. Por tanto, sufrir un bloqueo emocional también puede convertirse en una oportunidad para evolucionar y en definitiva en ser mejores. No se trata de ocultar lo que nos inquieta y obviar los sentimientos sino de plantar cara y salir con mayores recursos de esa experiencia.

Sigue leyendo

Cambia tu actitud y cambiarás tu vida

“No siempre puedo controlar lo que ocurre en el exterior, pero puedo controlar lo que ocurre en el interior”  W. Dyer


Cambia tu actitud, hazte el favor. Cambia que aún no es tarde. Cambia y te quejarás menos. Yo por mi parte te aseguro que lo intento cada día.

Me quejo menos y agradezco más.

Espero menos y doy más.

Hablo menos y escucho más.

Me enfado menos y sonrío más.

Llega un momento en el que descubres que si no haces nada por mejorar tu vida, si no pones de tu parte, si no haces por actuar, casi que ni tienes derecho a quejarte. ¿Lo matizamos? Claro que tienes derecho pero ¡sólo te servirá para amargarte!

Nos pasamos la existencia quejándonos de todo (que si el trabajo, que si la familia, que si los niños, que si el jefe, que si mi pareja, bla bla bla) y la verdad es que no hacemos nada por cambiar aquello que nos molesta, que no nos deja avanzar. Siempre encontramos excusas y razones para lamentarnos. Nos encerramos en ese círculo vicioso de resignación y autocomplacencia.

Pero hoy traigo buenas noticias. A partir del momento en que te das cuenta que tienes que cambiar todo mejora.

Date una oportunidad, ¿de acuerdo? no te pido más. Dale una oportunidad a la vida, sal ahí fuera y “ve a por ella”. Y bien sabes que al final sólo te arrepentirás de lo que no hayas hecho.

Cambia tu vida. Ahora. It is time for change!

cambia tu actitud

Es hora de hacer cambios en nuestras vidas. Ahora.

¿ Y cómo respondemos frente a lo que no nos gusta?

En la vida hay cosas en las que podemos influir y cosas en las que no, ¿verdad?. ¿Estamos de acuerdo hasta aquí? Bien pues vamos al lío.

»Frente a las cosas en las que NO tenemos capacidad de influir podemos actuar de 2 maneras.

1.- Quejarnos y de paso angustiarnos. Como ves no es la mejor opción adaptativa ni de supervivencia.

2.- Aceptar las cosas por lo que son. A veces las cosas suceden y no podemos más que asistir como meros espectadores. Si te sirve de ayuda te puedo confirmar que no hay ningún complot del universo para que no seas feliz. “Things happen”  😎 

»Frente a las cosas en las que SI tenemos capacidad de influir podemos actuar también de 2 maneras.

1.- Quejarnos y no hacer nada. Mala decisión y evolutivamente hablando nefasta.

2.- Hacer, influir, actuar, mover, cambiar. Cómo ves todos son verbos de acción. Y esto es lo que nos permitirá poder avanzar y redirigir lo que no nos gusta o nos produce queja e inquietud. El movimiento significa acción, la acción significa cambio. Haz que las cosas cambien, pero primero recuerda que deben cambiar en tu interior.

Sigue leyendo